Comer en Oviedo es sinónimo de probar la mejor gastronomía. Asturias cuenta con una larga tradición culinaria que, hoy en día, se lanza a la conquista de los paladares de medio mundo. Platos como el cachopo sirven de punta de lanza, pero muchos otros permanecen entre bambalinas esperando su momento para brillar.

Asturias y su comida tradicional

El mejor cachopo se encuentra en estas tierras, pero no solo de este plato y la fabada vive la comida tradicional asturiana. El pote asturiano, elaborado con berzas, fabas y compango de calidad, es uno de esos desconocidos que lleva haciéndose en la región desde antiguo en pueblos y aldeas, pero que no se conoce tanto como la fabada.

Dentro del reino de las carnes podemos encontrar el pantruque, una elaboración donde el embutido, cebolla, tocino, harina de maíz, huevo batido y diversas especias conforman un plato empanado inimitable. En cuanto a los postres, elaboraciones como la sabrosa leche frita, que se realiza con sidra también; las casadiellas, unas empanadillas dulces rellenas de nuez, azúcar y anís; los frixuelos, los cuales no faltan en ningún hogar; y el panchón conforman unos platos únicos de una región sin igual.

Asturias, paraíso gastronómico

El Principado es una comunidad autónoma con una larga tradición gastronómica, la cual se pierde en las brumas de la historia y suele resultar difícil de rastrear al haberse transmitido de viva voz durante generaciones. Sus valles, montañas y costas ofrecen productos de gran calidad que son aprovechados por las manos sabias de sus habitantes. Merece la pena conocer su gastronomía y, cómo no, degustarla.

Comer en Oviedo es una experiencia culinaria de primer orden y esta es una ciudad de obligada visita para quienes gusten del buen comer. A la hora de probar lo mejor de la tradición astur, no habrá mejor restaurante que podamos visitar que Las Tablas del Campillín.