Estamos muy contentos por presentaros estas nuevas Jornadas de cocina del Norte de África, hemos trabajado semanas para conseguir que los platos sean auténticos y sabrosos, para viajar al norte de África con su gastronomía, acompañados de la bebida típica del país, el té con hierbabuena servido en una vajilla especial.

Del 26 de febrero al 8 de marzo te esperamos con un menú especial para 2 personas con:

Chorba Bouktouf, una por persona: es una crema de verduras frescas con un toque de limón y cilantro típica de Argelia. Una deliciosa y confortable manera de empezar nuestro menú.

Cuscús con verduras y carnes, para compartir: es un plato tradicional bereber hecho a base de sémola de trigo. Los ingredientes son sémola de trigo, verduras, garbanzos y carne, ya se consumía cuscús unos cien años antes de Cristo. Preparamos el auténtico Cuscús, contundente con mucho sabor y que te hará viajar al Norte de África.

El postre, Warka, una por persona: Con un interior derretido y un exterior crujiente, la versión marroquí de los cigarros de almendra es una receta esencial del mes sagrado del Ramadán que también encontrará, a veces con diferentes sabores, en Argelia, Túnez o en algunos países del Cercano y Medio Oriente. Un final goloso para un menú viajero que te sorprenderá.

El precio es 38 e/ pareja y es imprescindible la reserva previa. 985 21 24 11

Nuestra receta de Cuscús se cocina  en una CUSCUSERA, que es un utensilio de cocina, compuesto de dos piezas encajadas una sobre la otra. El recipiente inferior es una olla de caña alta se llama MARGA O MACFOOL -cerrado-, en la que se cuecen las carnes y verduras. La parte superior se llama MAFARADDA, ALCUZCUCERO O COSCAS, es de caña menor que el inferior con fondo agujerado en forma de colador y se utiliza para cocer el cuscús de forma que se coloca encima de la olla inferior tapándola casi herméticamente permitiendo que el cuscús se cueza al vapor.

Los franceses descubrieron este manjar en la época de Carlos X, durante la conquista de Argelia. El cous cous, en árabe actual se llama “t’aam“, es el plato nacional de los tres países del Mogreb (Argelia, Marruecos y Tunicia). Se come modelando con los dedos pequeñas bolitas de “grano”, que se meten en seguida en la boca.

Este plato tradicional requiere un tiempo de preparación bastante largo. El couscous se cuece en una particular olla a vapor y debe ser humedecido con agua, mantequilla y aceite. Se elabora y trabaja con las manos cada 10-15 minutos, esto evitará que se formen granos demasiado compactos. Está listo cuando los granos aparecen húmedos, suaves, pero bien separados unos de otros.

Con la conquista de la península Ibérica por los moros, estos llevaron consigo la tradición del cuscús, la popularidad de la cual se difundió rápidamente. Los moros lo consumían sobre todo durante los ritos y celebraciones religiosas, y por esto la Inquisición lo consideró “alimento prohibido” y vetó su consumo. El cuscús puede ser en realidad, considerado “un alimento de índole cultural”, siendo similar al arroz y al pan, es económico y muy nutritivo, además se podía conservar largamente, por lo que es el alimento ideal para las caravanas de los pueblos nómadas, que hacían grandes usos de él.

Si eres del tipo que cuida la linea, ya sea por gusto o por necesidad, debo decirte que el cous-cous es un alimento ideal para dietas baja en grasas y proteínas. Contiene una carga glucémica un 25%, inferior a la de la pasta, y en cambio el doble de niacina, riboflavina, vitamina B6, acido fólico, tiamina y ácido pantotémico. Por lo que el cous-cous además de ser delicioso es también muy beneficioso y saludable.

En el Quijote se menciona indirectamente, cap. 9 de parte primera, donde se contrata a un morisco para traducir del árabe unos manuscritos sobre don Quijote a cambio de «dos arrobas de pasas y dos fanegas de trigo». Francisco Rico, en su edición de la novela, comenta a propósito de este pasaje:
«Con las pasas y la sémola del trigo se preparaba el alcuzcuz, plato muy apreciado por los moros».

La tradición árabe dicta que el Cous Cous es el alimento principal de los viernes y son las mujeres las que lo elaboran. A primera hora de la mañana se dirigen al mercado, para comprar los productos más frescos. Regatean la compra hasta que el precio es aceptado por la dos partes. Cuando llegan a casa se reunen alrededor de la cocina para empezar la minuciosa elaboración. Este plato tradicional bereber requiere un tiempo de preparación bastante largo, en el que se prohibe hablar de cosas negativas, sólo deben tratarse cuestiones religiosas, de prosperidad y buenas intenciones.

El Cous Cous, en realidad, está considerado un alimento cultural. Es el alimento ideal para las caravanas de los pueblos nómadas, económico, nutritivo y de larga conservación. También es el plato principal en las fiestas, ceremonias, y es el encargado de cerrar el final del Ramadán.

Un manjar cargado de identidad, amor y bendición divina.